Otras Rutas

Otras Rutas

El Picazuelo-Cinco Villas: De 5 km y de 1:30 minutos de duración, la senda se inicia en el pequeño y acogedor pueblo de Cinco Villas, anejo a Mangirón desde 1833, tras la división provincial.  Comenzamos en la plaza del pueblo justo enfrente del Centro de Salud y realizaremos un pequeño recorrido por los puntos más destacados del núcleo, tomaremos la calle de la Fuente hasta llegar al Lavadero, junto a la fuente, subiendo por la calle Palomar encontramos el Potro de Herrar y tras el transformado, a ras de suelo, la Fuente Vieja, de origen musulmán. Retrocediendo por la calle de Hita y tomando la calle Iglesia llegaremos hasta la Iglesia de Santa Ana, del siglo XVI, la cual ha sido restaurada en 1982. En su interior podemos encontrar imágenes de la Purísima, de la Virgen del Carmen y de San Roque.

Continuaremos nuestro itinerario por el Camino Viejo del cementerio, hasta enlazar con la colada del Cerro de Cinco Villas, pasando junto al cementerio y la manga ganadera, yendo por el camino de tierra, nos encontraremos a la derecha del mismo hasta una barrera que restringe el paso de coches y un zarzo metálico, que habrá que abrir, sin olvidarnos de cerrarlo después, al igual que todos los que nos encontremos en nuestro trayecto, para evitar que salga el ganado. Durante este transcurso de este tiempo hemos podido observar gran variedad de plantas aromáticas, como cantueso, tomillo...Ya dentro del pinar es más difícil observar algún tipo de planta, a causa de la espesura de las agujas del Pino, y las piñas. Aún así es posible encontrar: Retamas Negras, con sus características flores, desarrolladas en forma de bolitas peludas, Jaras y Enebros Rastreros llegados hasta allí transportadas junto a la arena utilizada para crear pistas. Del antiguo robledal que existía en la misma zona, sólo han conseguido sobrevivir algunos ejemplares, muy difíciles de localizar entre la gran masa arbórea de Pinos. 

Siguiendo nuestro rumbo, ignorando las bifurcaciones, ascendemos un pequeño repecho, el tramo final de la subida, y nos encontraremos ante una torre de vigilancia, junto a la que se sitúa el punto geodésico y el repetidor de televisión. Hemos llegado al Picazuelo, el pico más alto del término de Mangirón, con una altitud de 1250 metros, desde donde podremos contemplar unas impresionantes vistas de prácticamente toda la sierra. En el regreso, ya cuesta abajo, si prestamos atención y vamos con cautela, podremos observar alguno de los pájaros característicos de la zona, tales como buitres, mirlos, cuervos o águilas culebreras. Retrocediendo por el mismo camino volvemos a llegar a nuestro punto de partida en Cinco Villas.

2011-6-7-163711-cincovillas

Senda del Embalse del Villar-Mangirón: De aproximadamente 5 km y 2 horas de duración, la senda comienza en la Plaza de la Constitución, frente al Ayuntamiento. Desde allí bajaremos por la calle Estrella hasta la calle Fragua, pasaremos junto a la Antigua Fragua y Fuente Vieja, de origen medieval, para seguir el curso del arroyo por la calle Norte, donde llegaremos al antiguo Lavadero. Cruzaremos el puente y seguiremos por el camino de Egidillo. Al final del camino, junto a la carretera que va a la presa de Puentes Viejas, bordeamos las últimas casas del pueblo y llegamos hasta la manga ganadera. Bajando por el camino de tierra dejaremos a mano derecha la emblemática Peña el Tormo, la cual está rodeado de roble melojo y donde acuden los ciudadanos del pueblo a jugar a la calva o aprender a montar en bicicleta.

Siguiendo el camino, llegamos a las canteras, lugar de donde se extrae la piedra de Mangirón, muy famosa y valorada par ala construcción. Caminamos entre retamas, jaras y encinas además de contemplar una impresionante panorámica de los pueblos de Paredes de Buitrago y Berzosa del Lozoya. Continuando el camino llegamos hasta un estrecho, el antiguo contadero de ganado, subimos una cuesta rodeados de majuelos, endrinos, escaramujos y bastantes frenos. Llegamos a una explanada y nos encaminamos por la pista de servicio del Canal de Isabel II, desde donde se puede divisar, entre las encinas, la presa del Villar. También se pueden observar torretas a modo de vigía y algunas edificaciones que se levantaron durante la construcción de la presa.

Ya de vuelta en Mangirón, por el Camino de las Eras, podemos ver el tradicional Potro de Herrar junto al Lavadero Municipal, recientemente restaurado y convertido en el Museo de la Piedra. Continuando por la Avenida del Villar, llegamos a la Iglesia del Santiago Apóstol (S. XIV-XV), que aún conserva su portada mudéjar y una curiosa lápida labrada junto al altar. Unos metros más adelante, por la calle de la Plaza, volvemos al lugar de partida.

2011-6-7-163719-mangiron

Camino de los Descansaderos-Paredes de Buitrago: 6,8 km de ruta que comienza en la Iglesia Parroquial de la Inmaculada Concepción, restaurada recientemente tanto en su interior como en su cubierta, la cual aún conserva dos arcos mudéjares; uno en la portada y otros en el altar. Desde allí, enlazaremos con la calle de la Fuente, dejando a mano derecha una fuente junto al consultorio médico y un poco más arriba el potro de herrar, pieza de la arquitectura tradicional de los pueblos de la zona, y la fragua, donde antiguamente se fabricaban distintos útiles que se empleaban en la agricultura y ganadería Al final de la calle, el camino se divide en dos partes y tomaremos el camino de que pone "carrera de abajo".

En este transcurso de tiempo se pueden apreciar vistas panorámicas de Peña El Águila, Peña Parda y Peña La Cabra. A lo largo del camino pasaremos por un abrevadero y observaremos gran cantidad de roble melojo hasta llegar al encinar. Allí el camino se vuelve a dividir y deberemos coger el camino de la izquierda para llegar al Descansadero de la Cabezada. Un lugar donde podemos apreciar unas bonitas panorámicas de toda la sierra.

El punto más destacado de la senda son los búnkeres o casamatas de la Guerra Civil, bienes de interés histórico-cultural, formados por una bóveda resistente con abrigo blindado para instalar piezas de artillería. Regresamos cruzando al lado izquierdo de la carretera una vez pasado el búnker. Avanzando hasta llega al Descansadero del Salegar, por donde volvemos hacia el pueblo. Divisada la pista polideportiva, entramos en Paredes y regresamos al lugar de partida bajando por la calle de la fuente.

2011-6-7-163732-paredes

El Pinar de Casasola-Serrada de la Fuente: De aproximadamente 3 km y 1:30 minutos de duración, la ruta se inicia en la plaza del pueblo, bajando por la calle Real hasta la fragua donde tomaremos la calle Castillo para llegar al potro de herrar. Atravesando el puente que cruza el Arroyo de la Pila, abandonamos el casco urbano para dirigirnos por un camino a mano derecha que nos llevará por una senda en la que podemos observa el abrevadero y distintos aprovechamientos que tenían lugar en la zona, como el desmoche del Fresno y del Sauce.

Este tramo del recorrido transcurre por la loma de los sapos, llamada así porque es un antiguo cultivo de centeno abandonado, salpicado por diversas especies aromáticas y espinosas. Des la loma tendremos buenas panorámicas de las cumbres del municipio y de la provincia, así como de lo otros elementos del paisaje que nos rodea. Nada más atravesar la línea de alta tensión observamos los esquistos y gneis que conforman el suelo, siendo también el punto donde aparece el jaral que nos rodeará hasta el pinar de Casasola.

A lo largo de este trayecto tendremos un poco más de subida hasta enlazar con la pista principal, donde giraremos a la derecha. En este lugar hay una buena panorámica del pueblo y de as viviendas más antiguas. Una vez crucemos el zarzo, volvemos a Serrada por el mismo camino que dejamos el pueblo para iniciar nuestra ruta para terminar en la Iglesia Parroquial de San Andrés, una edificación del siglo XIX-XX.

2011-6-7-163737-serrada

Más información en: Web Mancomunidad Embalse de El Atazar

Comunidad de Madrid      Comunidad de Madrid